Croquis – “Rebecos” – Cuarto Monolito – Egino

Rebecos (V+/6a) Quimicos, espits y clavos. Friends, lazos y cintas express. 50 metros aprox. Destrepe de 5 metros por la cara norte.

Buscando información sobre la vía Rebecos encontré un reportaje en www.mendikat.net donde Vicente Perales, autor de varias guías sobre Álava, cuenta la historia de la escalada en Egino. 100% recomendable…

“A principios de la década de los cincuenta, un puñado de entusiastas comienzan a visitar la zona con cierta asiduidad con objeto de coronar las cimas de los monolitos y colocar en cada uno de ellos una petaca de zinc, a modo de buzón. […] De esta época son vías tan clásicas como la chimenea del Bigarrena (1957, Angel Rosen y Ignacio Añarbe), Rebecos en el Luagarrena (1959, Pepe Santos y Esteban Villambrosa), la Via Sur del Bostgarrena (1959, Antonio Eguía y Angel Rosen), etc…»

Vicente Perales

accesos y sectores egino El acceso a los monolitos es muy fácil, solo hay que subir por la pista de arena que continúa desde el parking y tras un par de amplias curvas y unos cortos 20 minutos de paseo alcanzaremos el primero de los monolitos. Por la cara sur discurre una senda que bordea el pie de vía de todos los monolitos. También se puede acceder desde el pueblo de Egino, pero yo nunca he subido por ahí y no se como estará el camino.

La vía sigue una línea bastante lógica y es muy entretenida, perfecta para coronar uno de los monolitos (aunque la encina del segundo largo pincha como el demonio).

Descenso

Como ya he contado por aquí, en el descenso nos liamos un poco.

Supongo que antiguamente se saldría de frente, atravesando el árbol donde se monta la tercera reunión, pero a nosotros nos resultó imposible hacer eso ya que el árbol tenía unas ramas bastante fuertes y frondosas.

Unos metros antes de llegar a dicho árbol se ve una brecha a la derecha (en el final del tercer largo). Nosotros, después de montar la reunión en el árbol y viendo que por allí no se podía salir, atravesamos la brecha hacia el este. Desde ahí y siempre pegados a la pared fuimos andando hacia el este (ojo en esta parte). Hay un par de árboles gordos desde los que se puede rapelar, pero es posible que las cuerdas se enreden al recuperarlas…

Si no queréis rapelar desde los árboles o simplemente queréis pisar la cumbre se puede continuar con cuidado hacia el este, hay un pasito por un canalizo y poco más. Se alcanza otra brecha donde podemos pasar a la cara norte. Desde ahí siguiendo una arista hacia el oeste llegaremos a la cumbre fácilmente. A medio camino de la arista, hacia la derecha (norte) veremos el destrepe. Ir con cuidado porque desde arriba no se ve muy claro.

Fotos Vía Rebecos al Cuarto Monolito de Egino

Aúpa!

7254

Deja un comentario...

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *