Por el Bosque de Canto Cochino…

El finde pasado fuimos a La Pedriza.

Llevabamos meses sin ir y nos entretuvimos bastante con el desayuno en El Montañero saludando al personal, Uge, Lou, Josefer, Esau, Ivanón, Yoli

Uge y Lou tiran para la Colina Hueca, el 80% de la gente con la que hablamos también.

Para nosotros sería una opción pero a Kako quizá le cueste un poco, empieza a estar abuelete y hasta la Colina Hueca hay una buena cuesta, además el pié de vía no es muy cómodo para el perro… y encima va a estar petao de gente.

Al final optamos por quedarnos cerca del aparcamiento para no forzar a Kako. Buscaremos unas vías que vimos una vez con Uge de camino a El Cáliz; un techo de artificial y algunas vías duras cercanas.

Josefer y Esau, que íban a la Colina Hueca, se vienen con nosotros para conocer la zona. Les hemos dicho que está cerca y que es un sitio cómodo (por eso vamos allí con Kako), y quieren verlo para volver con el pequeño Aritz.

Las vías están al lado de la conocida Zona de boulder del Bosque de Cantocochino. Primero pasamos por delante las vías duras y certificamos que lo son sólo con verlas…

Continuamos andando y enseguida llegamos al techo de artificial equipado. Los primeros metros se pueden hacer en libre fácil con un par de seguros flotantes.

Hasta el techo será IV+.

El techo está equipado con parabolts y no alejan mucho. Al loro el pasito a lo «Van Damme» que se curró Esau en una pelea con los estribos… 🙂

Después volvemos a las vías duras.

Esau quiere probar una fisura diagonal desplomada que tiene una chapa con argolla de reunión. En artifo sería factible pero no tenemos suficiente material, y en libre… se nos vá.

De las otras vías elegimos la que parece más fácil, aunque lo de fácil es un decir.

Unos pasos verticales con canto nos llevan bajo un techito con salida a placa.

Trás un par de infructuosos intentos empezamos a ver que quizá no escalemos más por hoy…

Si esta era la más fácil… vamos apañaos.

En la última intentona veo el paso: subir el pié hasta el hombro y hacer un canto bueno para salir… y ante mi asombro y el de estos, voy y salgo.

Un par de pasos finos por la placa (pie-mano incluido) y se acaba lo chungo. Hasta la reunión el resto es fácil…

Después de unos tres meses sin escalar nada, dá gusto comprobar que uno sigue en forma…

¿O serían las ganas que tenía acumuladas…? 🙂

Aupa!

5713

2 Comentarios

Deja un comentario...

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *