Salto del Gallo ó Barranco Tartala

La primera vez que visitamos esta escuela la conocimos como Salto del Gallo, tiempo después, tras indagaciones de los compañeros almerienses, supimos que en realidad se llamaba Barranco Tartala, y así se conoce actualmente.

Recogemos a Pinito en Almería a la salida del curro y nos dirigimos rápidamente a la rotonda que da acceso al barranco, al lado de la gasolinera de la Avenida Federico García Lorca, junto a la salida 443 de la Autovía del Mediterraneo A-7.

He encontrado unos CDs con fotos antiguas y con ellas voy ha publicar algunos artículos atrasados. Próximamente los cambiaré de fecha para que queden organizados en su época real. Este es de 2004.

Tenemos poco tiempo antes de que anochezca y queremos probar al menos un par de sectores, así que Pinito nos lleva a dos sectores que están cerca entre si y tienen vías cortas, para que nos de tiempo; Bolo y Cousteau.

Comenzamos en el Sector Bolo, que tiene una placa de no mas de 15 metros con tres vías de sexto grado, también hay (obviamente) un bolo con unos pasos de bulder. Probamos la más fácil, la del medio, la Placa de Pitufar II (6a+), y por momentos parece como que desploma y todo…

A cinco minutos andando hacia la izquierda tenemos el Sector Cousteau, con cinco vías fáciles de hasta 6a, de entre 10 y 15 metros de altura. Son vías con fisuras y canto aunque están un poco lavadas. Las centrales son las más largas y la primera que probamos es Calipso (Vº), en recuerdo del buque de investigación de Cousteau.

Después la que da nombre al sector, Cousteau (V+), abierta en honor del inolvidable oceanógrafo y comandante del Calypso.

Estas vías fueron abiertas desde abajo en escalada clásica por Pedro Tamayo y Toskajara. Tiempo después decidieron equiparlas, como nos cuenta Toskajara en su web:

“ Tanto «Calipso» cómo «Cousteau», fueron abiertas desde abajo con empotradores, y spit para los pasos de techo. Posteriormente y viendo que algún fenómeno se iba a matar por intentar llegar a las reuniones desde la cumbre, decidimos equiparlas, o lo que e lo mismo, quitarle tristemente todo el sabor. Eso sí, el que quiera las fisuras no han desaparecido, ¡así qué…! ”

Toskajara.com

Se mete el sol y queda poca luz, pero nos da tiempo a darle un pegue rápido a la vía de más a la izquierda del sector, Boss Carlos (Vº), un poco más corta que las centrales pero con un techito interesante.

Bueno, ha sido rápido pero intenso. Volveremos, pues nos quedan muchos sectores por conocer aún, Placa de los Militares, Sector Panza Negra, Las Mininas… esto solo ha sido el aperitivo.

Gracias a Pinito por mostrarnos otra zona de escalada más, muy pronto empezaremos a perder la cuenta de cuantas van ya.

Aupa!

776

Deja un comentario...

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *