Rematando la faena en El Sarcófago

Intento musgoso en El Sarcófago…

Dejando pasar un fin de semana entre medias (con meteo dudosa) y viendo que para este finde daban buen tiempo, nos volvimos a pegar la pateada hasta el Sarcófago (o Risco del Uno) para intentar terminar las cuentas pendientes que teníamos.

No pensé yo que tardaría tan poco tiempo en volver a recorrer el largo camino que lleva hasta allí…

Esta vez, además del equipo técnico del último intento, con Antonio y Jarutxi, también se apunta Lorenzo, pedricero de los de pura cepa.

No hemos subido material como para repetir la vía entera, vamos a intentar subir hasta la reunión improvisada del otro día, pero por la cara norte.

Rodeamos el risco por la cara sur y atravesamos una oquedad que nos deja en la cara oeste. Desde aquí con un par de pasos fáciles accedemos a la norte, donde podemos ver unos bloques que nos permitirán (quizá con un paso de hombros) llegar a la reunión del otro día.

Uge lo intenta a lo bestia, por el camino más corto, pero hay un paso entre dos bloques con una caida de más de diez metros entre ellos. Está mojado, con musgo, el único punto de seguro es una seta malísima… así que, me parapeto entre unas rocas y adopto postura de ancla … por lo que pueda pasar.


Prueba un par de veces, pero el paso no le convence mucho y buscamos otra opción.

Un poco más abajo a la derecha hay una fisura ancha que lleva hasta los bloques que buscamos. Escalando en chimenea y con unos friends de los grandes (3, 4 y 5 de camalot) se asegura bien el tramo, aunque resbala todo que te cagas y tiene una espesa capa de musgo de ese verde, acolchado…

Antes de llegar a los bloques se puede poner algo más pequeño para proteger, así como puentes de roca rodeando alguno de los bloques. Aquí resbala todo muchísimo. Empotro la mano por ahí y me la deshollo … pero no duele. Mi cerebro está tan concentrado en no resbalar que parece ignorar el dolor hasta disponer de tiempo para ello.

Llegamos por fín a los bloques y realizamos el paso de hombros… bueno, diremos paso de hombros, pero fué más bien un paso de rodilla, cabeza, oreja, y finalmente, hombros.
(pobre Uge, le pisé entero… jeje)

La reportera en busca de los mejores sitios para captar buenas imágenes…

Montamos la reunión igual que el otro día, aprovechando un par de buriles y rodeando la tostada. Pero esta vez no usamos la cuerda para ello, sino una cinta cosida de 6 metros de circunferencia que ha traido Uge expresamente para tal fin.

Hoy si… Uge alcanza la placa final… la escala a pelo… y llega a la ansiada cumbre.

La salida desde la reunión es un poco rara. Hay que hacer una especie de pendulo, te quedas muy abajo y no llegas al primer seguro. Yo me ayudo de un prusik en la cuerda para subir un poco por ella y alcanzar la cinta exprés del clavo.

Me asomo por fin a la placa final…

Y compruebo, como ya me había dicho Uge, que se encuentra limpia de seguros.

Montado en la placa me imagino a los aperturistas, con los medios de la época, enfrentándose a la situación (creemos que uno de ellos fue Antonio Ayuso).

No es que sea muy vertical, ni tampoco es muy lisa (tiene bastantes rugosidades) pero si fuera cierto eso de que la escalaron en botas… ¡ole, ole!

Una cumbre especial, sin duda. Todas lo son pero algunas, por ciertas circunstancias, te saben mejor que otras… y esta es una de esas que saben a mucho.

Disfrutamos de las vistas y del calor de la cumbre.

Después de tanto rato a la sombra nos habíamos quedado algo fríos.

Un rapel de 35 metros justos por la cara sur nos deja de nuevo con nuestros compañeros, que se han acercado hasta aqui para comprobar que la cuerda (de 70 metros) llegaba al suelo.

Al fondo, la niebla devora poco a poco los valles de la Pedriza, preámbulo de una función de la que pronto íbamos a ser espectadores.

Comemos algo mientras vemos como las nubes van cubriendo riscos cada vez más altos.

El reportero más dicharachero de Vía Clásica observando el acontecimiento.

La nubes ganan terreno y alcanzan a algunos escaladores en plena faena.

Observamos a un escalador en la cumbre de El Pájaro rodeado por el mar de nubes.

Un grupo de turistas que había por allí… foto,foto,foto… guardando megabytes como locos en las tarjetas de memoria de sus cámaras digitales…

La verdad es que el momento lo merecía… ¡espectacular!

Nos entran ganas de esperar un rato a que se meta el sol y ver el acto final de esta función con las luces del ocaso, pero es tarde, el camino es largo y además tenemos que atravesar todas esas nubes que se ven abajo. Asi pues, emprendemos el camino de vuelta…

¡Mágica Pedriza…!

Croquis “El Capuchón” – El Sarcófago – La Pedriza

Video Escalada en El Sarcófago – La Pedriza

Actualizado el 02/07/2021: Actualizadas todas las imágenes a un nuevo tamaño.

Aupa!

5492

7 Comentarios

  1. Como siempre muy buen repor amigo.
    Bonito risco … de los que no olvidarás nunca. Y espectaculares vistas
    Un abrazo.
    Aro pai
    …entradas ….. salidas ….

  2. Enhorabuena a todos (reporteros, escaladores, apoyologístico…) por ese segundo y definitivo «pegue».
    Otra cumbre más que os lleváis, de esas a las que no se puede subir de otra forma que no sea escalando !!
    Felices fiestas !!!

  3. Hola chicos…!
    Sin duda es una cumbre de esas que no se olvidan, y de regalo ese mar de nubes… ¡guapísimo…!
    Gracias por vuestros comentarios y que paseis bien estas fiestas.
    Un saludo!
    Aupa!

  4. Por esto Josetxu, cito una palabra que resume toda la jornada: fue inolvidable. Gracias a todos vosotros y en especial, al Antonio, que le vendrá bien para que se recupere pronto. Un abrazo.

  5. Enhorabuena por la escalada al risco y por el reportaje con el que nos habéis hecho disfrutar. Buenas fotos. Ya veo que la tropa del Guadarrama lleva incluido un fotógrafo permanente… !Qué lujo!. Un abrazo.

  6. Habrá que ir buscando otra «de estas», ¿no, Uge…? 😛

    David, el fotógrafo lo pillamos en el DECARHTON… Nos salió barato, pero no veas como funciona… jejeje!

    Un saludo!
    Aupa!

  7. Por supuesto Josetxu, cuenta conmigo para la vía que tenías en mente, en la zona de Cinco Cestos. Que su cumbre, es otra de las solitarias, a pesar de tener un sector de placa concurrido. Después de esta vía, vienes «engañao» a otra . Después de esta, nos llevamos «engañaos» el resto, a repetir otra por la Cueva de la Mora Encantada. Un abrazo y muchos ánimos para nuestro Fotógrafo.

Deja un comentario...

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *